Home / Qué ver  / Visitas principales  / El Empire State, entradas sin colas, trucos de visita y más

El Empire State, entradas sin colas, trucos de visita y más

El mítico rascacielos Empire State Building de Nueva York. Historia, visita y reserva de entradas sin colas

Empire State
 Reservar entradas y experiencias en el Empire State

Entradas sin colas, visitas guiadas, paseos con descuento y mucho más.

RESERVAR TICKETS SIN COLAS

Hay un edificio en Nueva York que es conocido tanto por los turistas que quieren viajar a la gran manzana como por aquellas personas que solo han oído hablar de la gran ciudad americana en contadas ocasiones. Ese edificio es el Empire State. Un lugar no solo famoso y conocido por lo que durante años ha representado para Nueva York. Hay que recordar que durante cuarenta años ostentó el título del rascacielos más alto de toda la ciudad, perdiéndolo solo tras la construcción de las Torres Gemelas, actualmente ocupa el tercer puesto en edificios de mayor altura de la cosmopolita urbe.

Con el paso del tiempo, el Empire State también se ha convertido en un icono mundial gracias a su aparición en películas tan laureadas como es King Kong. Seguro que recuerdas la típica escena del mono agarrado al Empire State mientras los neoyorkinos se echaban las manos a la cabeza. Esta torre puede mostrarte las bondades de la ciudad que ‘nunca duerme’ y su visita no es solo un plan obligado para cada turista, sino que es muy recomendable para tomar panorámicas impresionantes de la ciudad. Estate atento que te vamos a desvelar todos los secretos de uno de los principales iconos de Nueva York: el Empire State.

Así nació el Empire State

Hay que remontarse a 1931, concretamente al 1 de mayo para ver brillar como nunca al Empire State. Y es que en esa fecha fue cuando se inauguró el edificio. Según lo que cuentan las crónicas del momento, debió de ser un espectáculo digno de admiración, ya que se fueron accionando paulatinamente las luces de todos los pisos del complejo.

A partir de esa fecha y hasta unos cuarenta años más tarde, el Empire State fue el edificio más alto de todo Nueva York. No es apto para personas con vértigo, aunque en la gran manzana, si no se visitan lugares con vistas parece que no luce el viaje. El Empire State tiene 102 pisos y se construyó en plena crisis económica americana, de ahí que tras su inauguración solo se completó el 25% del edificio y muchos pasaron a apodarlo ‘Empty State Building’.

Choca que un edificio de tales características solo tardara un año en construirse. De hecho, el hotel que anteriormente ocupaba su puesto se vendió en 1928 y no fue hasta 1930 cuando comenzaron las obras del Empire State Building. ¿Conoces algún otro edificio que mida 443,2 metros de altura, que tenga 102 pisos, una antena de 62 metros y que se haya construido en poco más de un año? Por lo pronto tenemos al Empire State Building. Para completar los trabajos tuvieron que construirse los pisos a gran velocidad, con un promedio de 4 pisos y medio por semana. Y todo apunta a que es un lugar con una sólida estructura.

El único accidente que desde entonces ha sufrido el Empire State fue durante la Segunda Guerra Mundial, en 1945 cuando debido a la niebla se perdió un bombardero americano y fue a estrellarse justamente en la fachada del mítico edificio. Este terrible accidente provocó más de una decena de muertos , una veintena de heridos y pérdidas superiores al millón de euros.

Accesos al Empire State

Te encuentres donde te encuentres en Nueva York, seguro que verás la icónica antena del Empire State. El famoso rascacielos lo localizarás en el número 350 de la Quinta Avenida. Como seguro que habrás averiguado, al ser uno de los sitios más representativos de Nueva York es también uno de los más concurridos. Y es que al año recibe la visita de más de 3 millones de personas procedentes de todas partes del mundo.

Si tienes problemas para poder llegar al lugar, si le preguntas a cualquier persona seguro que sabrá indicarte. No obstante, si prefieres moverte a tu aire, te aconsejamos coger el metro, que es un medio de transporte más rápido que el autobús y con más frecuencia de paso. Si sigues este consejo, úsalo desde la 34 th Street hasta la Penn Station. Para ello deberás tomar las líneas 1,2,3,A,C y E. Aunque también puedes partir desde este sitio, pero si optas por las líneas B, D, F, N, Q y R, tendrás que bajarte en la Avenue of the Americas.

Los autobuses también tienen buena frecuencia de paso, el problema es que con todo el tráfico que hay en Nueva York, suelen ser más lentos y se encuentran casi siempre en algún atasco. Puedes tomarlos sin problemas, a veces son más fáciles de usar que el propio metro y el conductor del vehículo podría indicarte cuál es tu parada, aunque suelen llevar cartelitos luminosos en el interior que indican cuáles son las próximas paradas. Para coger el autobús e ir al Empire State opta por las líneas M2, M3, M4, M5, M16 y M34.

Una de las grandes ventajas del Empire State Building es su amplio horario de visitas. Al contrario que otros monumentos visitables de Nueva York, este edificio abre desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la madrugada, de manera que el turista pueda escoger cuándo ver desde arriba toda la ciudad: por la mañana, tarde o noche. Nosotros nos inclinamos más por hacerlo al atardecer, que es cuando se empiezan a iluminar todos los edificios de la gran manzana, aunque también a esta hora es cuando sube más gente.

Los increíbles miradores del Empire State

Entrar en el Empire State y subir a su observatorio ha de ser los puntos clave de tu visita a Nueva York. Y es que ese mismo observatorio es el que ha presentado escenas cumbres del cine a nivel mundial como las de las películas King Kong y Algo para recordar.

El observatorio del Empire State no está en el último piso, sino en el número 86, aunque sí que es cierto que si subes hasta la planta 102 puedes acceder a un observatorio de pequeñas dimensiones desde donde se aprecia la ciudad en todo su esplendor.

Ambos miradores cuentan con grandes prismáticos para que puedas observar con detenimiento otros edificios o zonas de Manhattan. Además, en concreto, el del piso 86 da la vuelta a toda la azotea, con lo que se pueden tomar fotos con tranquilidad desde cualquier ángulo del edificio.

Sea la época del año que sea, no olvides subir al mirador del Empire State Building con una rebeca o una buena chaqueta. Los observatorios no tienen cristales, solo unas barandillas, por lo que seguro que el viento azotará con fuerza, como suele hacer en la gran ciudad y a esa altura hará un poco de fresquito.

¿Y qué sitios emblemáticos observarás desde el Empire State? Pues verás otro de los grandes iconos y torres de Nueva York como el Top of the Rock y algunas de las zonas ajardinadas de Central Park.

Servicios del Empire State

Lo único que ofrece el Empire State al turista es una especie de audiovisita. Se trata del servicio iView que ofrece una visita guiada y relatada por un taxista neoyorkino cuando se está en el principal observatorio del edificio. Este servicio se puede contratar en la entrada del edificio, justo donde se venden los tickets para subir al observatorio.

Si te entra hambre durante la visita, debes saber que no hay restaurante, pero en el hall principal del edificio sí que se pueden adquirir algunos alimentos. Además, en el piso 80 hay una tienda de recuerdos para comprar regalos y souvenirs de la estancia.

Sin duda va a ser una visita que te va a encantar tanto si entras en el edificio como si lo ves desde el exterior, pues los primeros 30 pisos se iluminan con luces de diferentes colores dependiendo de las estaciones del año. El precio de la entrada para adultos merece la pena. Pero si adquieres el New York Pass has de saber que tienes la entrada gratuita. Por aquí ya estamos impacientes por volver a subir. ¿Y tú?

 Ver todos los tours y experiencias en Nueva York

Visitas guiadas, excursiones, tickets con descuento, planes con encanto, rutas de compras… Reserva ahora tu gran experiencia en Nueva York

VER TODOS LOS TOURS

Te puede interesar…

Visitas esenciales de Nueva York

Visitar la One World Tower de Nueva York

Una semana en Nueva York

gonzalezgarciarocio@gmail.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT