Home / Qué ver  / Museos  / Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt

Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt

Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt, uno de los mejores museos de diseño del mundo

Cooper-Hewitt, Smithsonian Desing Museum

Fundado en 1897 por las nietas del industrial Peter Cooper (Amy, Eleanor, y Sarah Hewitt), el Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt es un lugar de encuentro para todos aquellos diseñadores o apasionados del diseño.

Desde 1967 forma parte del Instituto Smithsoniano, ocupando la que fuera mansión de Andrew Carnegie, ilustre empresario estadounidense del acero.

¿Por qué merece la pena la visita?

El Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt es la única institución que existe en los Estados Unidos dedicada exclusivamente al diseño. Más de 200.000 piezas de diseño se conservan en este museo único en su especialidad, piezas que invitan a los visitantes a conocer la evolución del diseño como parte integrante de la historia del arte desde su origen hasta la actualidad.

Además de la colección, el edificio donde esta se encuentra custodiada es todo un referente en cuanto a diseño se refiere. Fue una de las primeras viviendas en contar con un sistema de calefacción central, así como con un ascensor para uso doméstico, elevador que se halla expuesto en el Museo Nacional de Historia Americana, en Washington D. C. La singularidad de la mansión es tal que en 2015 le concedieron el certificado LEED de plata por su aprovechamiento energético y el respeto al medioambiente. Podéis hacer un tour virtual por la misma en el siguiente enlace.

Para descargaros el plano del museo, podéis hacer clic aquí.

Obras más destacadas

El Museo Nacional de Diseño Cooper-Hewitt, desde 2014  Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt, consta de una selección interesante de objetos de diseño, como lámparas, cerámicas, textiles, etc. Un ejemplo sería la lámpara PH Artichoke, diseñada por el danés Poul Henningsen y fabricada a finales de la década de los años 50 del siglo XX.

Como no podía ser de otro modo, el museo cuenta con una importante colección de pósteres o carteles que permite estudiar la evolución del diseño gráfico desde un punto de vista internacional. Buena prueba de ello es el cartel modernista diseñado con motivo de la feria de la construcción de Zurich de 1928. O la colección de carteles que adquirió el museo en 1997 sobre la Guerra Civil española, o incluso el cartel alusivo a la campaña de alfabetización universal de la Rusia soviética, obra del diseñador Sergei Ivano y que está fechado en 1920.

Muy interesante es la colección egipcia, que está compuesta por piezas como el vaso esmaltado en turquesa con forma de flor de loto o el colgante de fayenza con la representación de la diosa Sejmet (también conocida como Sakhmet), asociada a la guerra.

En la entrada referente a la Biblioteca y Museo Morgan comentábamos cómo el hijo de su fundador donó algunas piezas a varias instituciones, sobre todo al MET. El Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt cuenta también con objetos que pertenecían a la colección de John Pierpont Morgan. Un ejemplo es el disco bordado u orbiculi, que se colocaba en la zona de los hombros o las caderas de las túnicas. El ejemplar que conserva el museo podría ser copto y constituye también una pieza destacada de su colección.

Importantes también son las obras de procedencia oriental, con diseños tan peculiares como los que se pueden apreciar, por ejemplo, en la chaqueta corta de mujer, adscrita a la dinastía Quing.

Del mismo modo, es necesario destacar también la colección de textiles, como el de Luis XVI, restaurador de la libertad, diseñado por Jean-Baptiste Marie Huet. Y la de cerámicas, con ejemplos como el plato «amorino» del ceramista y pintor especializado en mayólica Orazio Fontana.

Antes de marcharnos no debemos olvidar visitar la terraza y jardín Arthur Ross, de exquisita belleza. Ni la sala de inmersión, que posibilita explorar los fondos del museo de manera interactiva.

Dónde comer y comprar recuerdos

La tienda del Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt pone a disposición de los visitantes una variedad de objetos y regalos relacionados con la colección de la institución. De este modo, además de libros y catálogos, se pueden comprar objetos tan originales como las linternas que Alexander Taylor diseñó emulando el mango del manillar de una bicicleta BMX.

Como en la mayoría de los museos, podemos hacer un alto en nuestra visita y tomar algo en el café Tarallucci e Vino, localizado en la planta baja de la institución y al que se accede tanto desde el jardín como desde la tienda.

Datos prácticos (dirección, página web, horarios)

El Museo Smithsoniano de Diseño Cooper-Hewitt se localiza en el número 2 de la calle 91 Este. La institución está abierta todos los días, de 10:00 a 18:00, y los sábados, de 10:00 a 21:00. Tanto el Día de Acción de Gracias como en Navidad el museo permanece cerrado.

El centro bonifica la compra online de las entradas, aplicando un ligero descuento con respecto a las adquiridas en taquilla. De este modo, los adultos tendrán que pagar $16 si las compran a través de internet, frente a los $18 que cuestan en ventanilla. Por su parte, los mayores de 65 años tendrán que abonar $10 o $12 respectivamente, y los estudiantes, $7 o $9, según cómo las adquieran. Los socios, algunos estudiantes de arte y diseño, los patronos y los menores de 18 años pueden entrar gratis, al igual que los miembros de la Asociación Americana de Museos y del ICOM.

Tenéis más información en la página web del museo: http://www.cooperhewitt.org/.

elolmoviejosc@gmail.com

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT